lunes, 15 de marzo de 2010

Carrera de Pepino (Sufrimiento Extremo - Felicidad Infinita)

Ayer 14 de Marzo, tuvo lugar la tradicional carrera Master Memorial Joaquín Polo, más conocida como la carrera de Pepino.


La salida de Parla tuvo lugar a las 8 de la mañana, y en lo que tardamos en cargar las bicicletas en la furgoneta de Cubino, partimos dirección Torrejón para recoger al crack Galán. Por tanto, entre vaciles, fotos y demás comentarios fruto del nerviosismo previo a la carrera, el viaje se nos pasa en un plisplas.

Llegamos a Pepino a las 9:30h, y a pesar de las preinscripciones, y de que la hora prevista para la carrera era a las 11:00h, allí había una cola del copón para retirar los dorsales.

Una vez entregadas las licencias y recogidos los dorsales, cafelito de rigor, y al coche a cambiarse. La cosa pintaba bien en cuanto al tiempo se refiere, por lo que la mayoría de la gente optó por ir de corto con manguitos. Yo fui más conservador, y utilicé perneras y el maillot de manga larga.

Un poco de calentamiento, foto de rigor, y para la línea de salida.


De izquierda a derecha:

Rubén de la Llave Esteban
Raúl Salgado Gutiérrez
Raúl Tortonda Cruza
Raúl Soriano Medina
David Galán Pérez
David Orgaz Camacho
Javier Pérez Rodríguez
Javier Cubino González

Nervios de infarto, mi primera carrera, con el Piélago por delante, y sin saber para nada lo que me esperaba.


Pistoletazo de salida, todo el mundo ajustando calas y moviéndose nerviosa por el pelotón. Según me habían comentado, existía un tramo neutralizado…Mira, yo sólo se que desde que se dio la salida, ya íbamos a 50 km/h y allí pasaba gente por todos los lados.

Como consecuencia de mis nervios iniciales y de la falta de experiencia, me encontré en un parte muy retrasada del pelotón, y sabía que como empezara así, mal me iban a ir las cosas. Poco a poco cojo confianza y voy remontando posiciones. Muchas curvas, muchos frenazos, y mucho control había que tener para no irse al suelo al mínimo roce.

En todo esto que empezamos la subida al Castillo de Bayuela, voy bastante bien colocado, pero no sabía que era tan duro ese tramo. Mantengo como puedo mi posición y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no descolgarme. Es en este punto donde se forman los cortes. Una vez arriba, echo una rápida mirada para atrás y medio pelotón había estallado en mil pedazos.

Una pequeña bajada y empezamos con una zona de toboganes dura dura dura….Es en este momento cuando veo que se ha hecho un corte bueno por delante. No está muy lejos y vemos que van bastante abiertos ocupando todo el ancho de la calzada. Es frustrante ver cómo tienes a un grupo a pocos metros de distancia, y a pesar de ir completamente enfilados, era imposible recortarles la ventaja.

En este grupo íbamos Cubino, Galán y yo, y para mi fue la parte que decidió cómo iba a quedar al final de la carrera. Lo pasé muy muy mal, completamente encunetado y con un aire lateral flipante. No sabía ni dónde ponerme. Por momentos perdía contacto, lo recuperaba de nuevo, lo volvía a perder. Qué agonía.

Sin embargo, conseguí mantenerme en el grupo y de esta manera, dentro de un grupo de unos 25 tíos, tomamos el famoso “giro a izquierdas” que da comienzo a la subida del puerto. Esto es por decirlo de alguna manera, porque desde que se da la salida, TODO pica para arriba. Cubino tira para delante con un grupito y yo decido coger algo de aire porque la explosión sino iba a estar asegurada.

Una vez que todo vuelve un poco a la calma, pienso que ya estoy en mi terreno, una ascensión por delante, en la que tengo mucho que decir.

Alcanzo a David, me dedica un “muy bien Rubén” a modo de despedida, al que sólo puedo contestarle con un “bufido” y comienzo mi ascensión.

Poco a poco fuí adelantando a gente, encontré un ritmo perfecto en el que me sentía “cómodo” y fue cazando a varios grupos.

En una de las curvas, giré mi cabeza hacia la izquierda, y escondido entre las ramas, pude distinguir al famoso “Hombre del Mazo”, que ese día se estaba ganando el sueldo de narices. Madre mía lo que pudo repartir en poco tiempo. Jamás había visto explosiones de ese calibre. Veías a gente subiendo con buen ritmo, y de buenas a primeras oías: “No puedo más, estoy hasta las pelotas”

Al poco de comenzar la subida alcanzo al grupo en el que iba Cubino y me comenta que está muy jodido, que no puede más, y que los calambres le están matando. Le ofrezco la rueda, pero subiendo y en esas circunstancias, la verdad que de poco le iba a servir.

Y así hasta arriba junto con dos Castelares y un Orquin-Getafe. Eché mucho de menos a mi amigo Iván. Se que le hubiera encantado verme coronar el puerto, y además de la forma en la que lo hice. Ha pasado unos días un poco chungos, así que este mini-triunfo va por él.

La bajada la hago muy rápida. De hecho, creo que no dejé de dar pedales en toda la bajada. Por un lado, la pendiente no es muy pronunciada y te lo permite, y por otro, tenía un grupo a tiro y para lo que quedaba de carrera, tenía que hacer el esfuerzo de alcanzarlos.

Cuando llego a su altura, veo que están yendo a relevos, y les comento que a los primeros no voy a entrar porque me había pegado un calentón de muerte para cogerlos, y necesitaba coger algo de aire. Mientras, alguno del grupo me va comentando que el terreno que queda es bastante favorable, pero aún así quedaban un par de repechos bastante duros. Y lo eran, lo eran. Da igual los kilómetros que tenga una carrera o marcha, es indiferente. Siempre los últimos 10 km son insoportables, por lo menos en mi caso. Al llegar a Marrupe, el repecho nada más pasar el pueblo hace que me abrasen literalmente las piernas. Madre mía que dolor. Eso si, justo al coronarlo, ves el cartel que te dice que te quedan 5 km para meta, y además, bastante favorables.

Seguimos con nuestros relevos, y a diferencia de lo que sucede en las marchas, entramos todos juntos, fuerte pero sin sprintar e intentar rebañarnos un puesto.

Al final, 2h 28 minutos, a 2’ más o menos del grupo de Jaby80 y a unos 5’ del grupo de Tortonda. Respecto al ganador, pues unos 8’.

Desgraciadamente, el “infalible” sistema de cantar los dorsales según los ciclistas pasan en pelotón a 50 Km/h no funcionó a la perfección esta vez, dejando a la mitad de mi grupo fuera de la clasificación.

Conclusiones:

1.- Lo primero de todo, felicitar a todos los integrantes de mi equipo. Lo de ayer fue muy muy duro y todos dieron todo lo que tenían. Por delante de mi, Tortonda y Jaby, poco tengo que decir, ayer vi el horror de cerca, lo que cuesta estar ahí.

2.- Me lo pasé en grande. Ojo, me lo pasé bien porque tuve fuerzas para estar ahí. Eso sí, viví unas sensaciones de dolor que no había sentido nunca.

3.- En este nivel se habla de la importancia de la colocación y de la experiencia. Yo creo sin embargo que ayer cuando se hizo el corte yo tuve que darlo todo para mantener mi posición en mi grupo, por lo que casi puedo asegurar que no podría haber estado en el grupo delantero.

4.- Me sorprendió el ritmo que pude mantener durante toda la carrera. En el kilómetro 10 ya iba sufriendo, pero el mismo sufrimiento lo llevaba en el kilómetro 80, sin altibajos. Mirando la potencia durante la carrera, no se aprecia ningún bajón significativo. Por tanto, me falta ganar explosividad.

5.- A diferencia de las marchas, en este tipo de carreras, cada minuto es un mundo. Yo ayer llegué a 8’ del ganador, y puede parecer poquísimo. Os puedo asegurar que la mejora necesaria para estar un minuto más adelante es brutal.

9 comentarios:

JAVI dijo...

Ruben enhorabuena por esa carrera, encima la primera....., ya ves lo dificil que es rodar y lo facil que es quedarte.....jajja.
Como dices tu la dureza durante la carrera es bastante alta.....
LA siguiente en Seseña....
Saludos

Rafa dijo...

Bienvenido al sufrimiento puro y duro de las carreras, no tiene una explicación lógica, pero mientras más se sufre en una carrera mejor recuerdo tienes de ella, por lo que segun tu crónica la de Pepino la tendras grabada en tu memoria para un tiempecito.
A por la proxima con las mismas ganas.
Rafa Mulero.

tritata dijo...

Ruben,qué puedo decirte yo??por lo q he leido estos meses ,eres el triunfo del sacrificio,tenaz sin impaciencia.
FELICIDADES Y GRACIAS POR LO QUE ME TOCA A MI EN MI FINDE!!!!
PD:en esa foto Galan es totalmente Gálan el blanco y rosa,jajaj

LOS PERILLANES dijo...

Mi más sincera felicitación (ya lo hice en persona, pero lo vuelvo a hacer)por la carrera. Me parece increíble la evolución que has tenido en menos de dos años. Y sé muy bien cómo lo has logrado. Esfuerzo y más esfuerzo.

Eso sí, no sé si siento más admiración que miedo o al revés, porque cuando salgamos a entrenar me espera una......
Iván Fuenla

Raúl S. dijo...

Ruben te vi muy muy bien para ser tu primera participacion... sigue asi que aki no se comen a nadie..
un abrzo!

Anónimo dijo...

Muy bien Ruben,
Felicidades, sobre todo por ser capaz de disfrutar con la tortura. Ya no tiene remedio, estás totalmente envenenado.
Como dice Iván, el lado negativo va a ser para los que te acompañen por Toledo.
Un saludo para todos,
Guillermo

Raúl T. dijo...

Rubén, muy bien en tu prímera carrera, ademas para mi la mas dura por recorrido del año y con un pelotón de 200 y pico tios, eres un fenomeno. besitos y nos vemos por la vega.

SMM dijo...

Chaval, bienvenido a la secta de los sufridores, y encima te bautizas en la de Pepino, ole tus huevos.

En Seseña veras (espero) que no todo es ir detras y sufriendo, de vez en cuando, podemos estar delante y dando guerra.

Salu2

Galan dijo...

jajajaja, que bien te lo pasaste bicho! justo cuando pasaste a mi lado, me ácababa de saltar el capot por explosión del motor. ¿No lo viste caer cerca?
jajajaja.