martes, 28 de julio de 2009

Haciendo series con mi PowerTap

Entre una de las muchas ventajas de entrenar con un medidor de potencia, se encuentra la ventaja de realizar series de manera efectiva desde el primer momento, a diferencia de las series realizadas usando como referencia la frecuencia cardiaca. Quizás se vea mejor con un ejemplo:

Supongamos que queremos realizar series de 5 minutos con recuperaciones de la misma duración en un intervalo de pulsaciones de 170-175 ppm. En el momento en el que empezamos a realizar la serie, nuestro corazón está bombeando a un rango muy inferior a que nos hemos puesto como objetivo. Es por ello, que durante la primera parte de la serie estamos realizando un esfuerzo por encima del que corresponde con el único objetivo de subir de pulsaciones. Esto provoca que la serie no sea constante, ya que el sobreesfuerzo de la primera parte va a provocar, con casi total seguridad, que la última parte de la serie se realice a menor intensidad (aunque estemos dentro del rango de pulsaciones).

Este problema queda totalmente solucionado con el medidor de potencia. En mi caso, me puedo plantear realizar series de 5 minutos a una intensidad de 260W (110% de mi UF). Desde que comienzo a realizar la serie, estoy realizando el trabajo que me he propuesto, independientemente de mi rango de pulsaciones.

Otra de las ventajas, también relacionada con el entrenamiento de series, es que podemos saber cuando éstas dejan de ser eficientes.

La semana pasada, David y yo quedamos para hacer 9 series en subida de 3 minutos con R3’. El objetivo era realizarlas a una potencia de 295-300W.

La falta de costumbre de entrenar de esta manera hizo que cogiera la primera serie con mucha “ilusión” y a mitad de la misma llevaba una media de potencia de 325W, por lo que estaba realizando mayor esfuerzo del que correspondía. Al final, la serie acabó con 315W y con bastantes fuerzas.

Por desgracia, el PowerTap no engaña y pronto te das cuenta de que no va a ser nada fácil. Las siguientes series consigo mantenerlas dentro de rango, pero noto que cada vez me cuesta más. De hecho, en la sexta serie, “sólo” promedié 294W, por lo que intuía que la séptima serie iba a ser la última. Efectivamente, el cuerpo no daba más de sí, y la potencia alcanzada fue de 267W.

Por tanto, una vez llegado a este punto, las series han dejado de ser efectivas, y una retirada a tiempo es una victoria.

El objetivo es que mediante adaptaciones, llegue un momento en el que pueda completar las 9 series dentro del rango, momento en el que aumentaremos el objetivo (por ejemplo 305-310W), y empezaremos el proceso de nuevo.

Os adjunto un cuadro resumen con los datos de las 7 series (mola mi pulso eh?):

5 comentarios:

Galan dijo...

Mu bien, mu bien.

Raúl T. dijo...

Oye una pregunta.. eso de las adaptaciones que es?..
te salen branqueas o algo así..

Rubén dijo...

Kalamar, es una pregunta de dificil respuesta. Si con "branqueas" te refieres a "branquias", creo que no...jejejeje.

En realidad ni adaptaciones ni ostias!!! Pero yo me lo creo y por un ratillo soy mazo feliz....

Raúl T. dijo...

Branquias, correcto lo acabo de mirar en el diccionario. sorry.

Rubén dijo...

Por una vez vale.

Que no vuelva a pasar eh?